martes, 14 de junio de 2011

sin las miserias de tu amor.

REMIENDOS DE AMOR

No quieras remendar mis heridas,
ni trates de amarme sin amor.
Deja que mis heridas cicatricen
sin las miserias de tu amor.
Algún día me veras
alegre como un jilguero
con las plumas bien brillantes
cantándole a los luceros

olvidando tantas penas
que tus caricias me dieron
enterrando el pasado
y renaciendo de nuevo.

María José Robledo


No hay comentarios:

Publicar un comentario