martes, 14 de junio de 2011


UNA COPA UNA MENTIRA

Porque te llaman borracho,
por una copa de vino,
si soy yo quien te la ofrezco,
soy yo quien te la sirvo.

Si solo con una copa,
me dices palabras bellas,
me dices que soy hermosa,
que soy yo tu princesa.

Me haces soñar despierta,
sintiéndome  protagonista,
de un cuento sin leyenda.

Te sirvo una copa de vino y qué,
si es lo que yo necesito,
que me digan palabras lindas,
que digan que soy bonita,
si me da igual que sea mentira.

Si no hay mejor mentiroso,
que una copa de vino,
a solas y a escondidas.

Pero ya sé que es mentira,
porque antes de servírtela,
tú me tomas de las manos,
retirando tu mirada de la mía.

Y sin decirme una palabra,
sé que no es el corazón que  habla,
sino esa copa bendita,
que te sirvo en mi casa,
a solas y a escondidas.

María José Robledo


No hay comentarios:

Publicar un comentario